Fantasías con mi profesor de la universidad

sexo telefonico

La seguridad y la confianza en sí mismo que demuestra un profesor cuando está en hora de clase, puede causarnos admiración. Pero existen momentos en los que esa simple admiración por la forma en la que imparte clases puede traer consigo otro tipo de fantasías en nosotras.

¿Con qué fantaseas cuando ves a tu profesor?

  • Es tanto el tiempo que un profesor que nos gusta está hablando en clase frente a nosotros y al resto de nuestros compañeros de curso, que en nuestra cabeza podemos darle rienda suelta a cualquier tipo de pensamientos, desde los más cariñosos, hasta los más sucios y sexuales.
  • Si tus fantasías van meramente por el lado de tener intimidad con él, puedes incluso llegar a pensar en esos vídeos de las estrellas porno que recrean a un profesor teniendo sexo con su alumna en su mismo escritorio, frente a la pizarra en la que escribe sus conceptos y comentarios, algo que te volverá loca en ese mismo instante en el que deberías estar prestando atención a lo que dice, pero no podrás.
  • Si lo ves más por el lado del enamoramiento, es decir, que realmente te gusta y te gustaría compartir momentos con él, más allá de un buen momento de intimidad o la relación académica que comparten en el curso, allí seguramente fantasearás con una salida en la que él te cuente de su vida, con la seguridad que lo ves todos los días.
  • Con una charla acerca de cualquier tema de interés de ambos en la que él demuestre sus conocimientos en diferentes tipos de temas, e incluso pensarás en mantener una relación que dure, incluso hasta el momento en el que se termine la temporada de clases en las que él participaba.
  • En ese entonces será cuando tú veas a tu profesor como algo más que una persona de la que te enamoraste pasajeramente y se puede convertir en algo más importante. Si nunca intentas mencionárselo, esto quedará únicamente en tus pensamientos y se puede convertir en una obsesión.
  • También debes pensar que lo mismo que te sucede a ti le puede estar sucediendo a cualquiera de las chicas que se encuentra contigo en la clase.
  • Pero no debes volverte loca con esto, porque si no llegarías incluso a generar una relación de competencia, en la que nadie estaría enterado, pero tú te sentirías muy mal e incluso odiarías a una compañera que nada tiene que ver en tus intenciones.

Lo prohibido también es una fantasía

Que una alumna universitaria se enamore de su profesor, es casi tan común como la mujer que se enamora de su analista o la paciente que se enamora de su médico.

Pero en todos estos casos y en especial en el de la relación con un profesor, el hecho de que sea algo prohibido también es algo que genera una mayor atracción, ya que como sabemos desde épocas de la manzana de Adán y Eva, nos seduce pasar todos los límites prohibitivos.

Es muy probable que si las autoridades de la universidad se enteran que un profesor está manteniendo relaciones con una alumna, este sea expulsado de la institución, por lo que para él, una simple noche de sexo contigo puede significar un daño importante para su carrera.

Esto se puede convertir en una especie de morbo para ti por acceder a lo prohibido, pero puede que él también tenga ganas de enfrentar ese reto. Allí no te decimos más nada y denle rienda suelta a la lujuria sabiendo las consecuencias que puede traer.

¿Por qué nos atraen los profesores?

  • Cuando vamos a la universidad no solo estamos en una etapa de pleno aprendizaje, sino que también estamos en un constante cambio, adquiriendo nuevos conocimientos y nuevas experiencias, tanto académicas como de la vida.

chica de brazos cruzados intentando estudiar

  • Estar en clase nos trae de todo tipo de sentimientos, como alegrías, frustraciones, amores y desamores y allí es el momento en el que vemos a nuestro nuevo profesor, que además de ser apuesto y vestirse bien, nos puede llegar a seducir de muchas formas y de manera indirecta.
  • Aunque él nunca se refiera directamente a nosotras por algo en particular, su seguridad a la hora de hablar y sus formas, tanto de pensar como de actuar, pueden llegar a hacernos sentir primero en sintonía con todo lo que él piensa, para luego terminar gustándonos todo lo que él hace e incluso él como hombre.
  • Esta atracción tiene que ver con esta seguridad de la que te hablábamos. En todo el campus universitario no existe un par nuestro que demuestre esa seguridad, simplemente porque no la tiene y por eso se está formando al igual que nosotros en la universidad.
  • Esa diferencia abismal que existe entre la hombría y la certeza en sus pensamientos que puede tener un profesor y las inseguridades, el destrato y cierto engreimiento sin fundamento que tiene alguno de los chicos de la clase, es la que nos enciende por completo y nos dan muchas ganas de pasar a otro plano de una mera relación profesor-alumna, a una intimidad de amantes.

Las fantasías con un profesor de la universidad son muy comunes. En todos estos factores que te contamos estará el hecho de que las concretes o no. Mientras no pierdas la esperanza y sigue fantaseando.