Origen y usos de los hongos alucinogenos

setas alucinogenas

Los hongos o setas alucinógenas son seres vivos que no pertenecen al reino vegetal sino que ellos forman uno propio. La palabra “hongo” que proviene del latín Fungus, que ésta deriva de funus, que quiere decir “portador de muerte”. Los hongos, para hacer una similitud, serían como un árbol, y las setas serían sus frutos.

Existen más de setenta especies de hongos alucinógenos que contienen psilocina y psilocibina en proporciones variables que es lo que produce el estado de alucinación. Dentro de estas, hay dos especies principales:

Las psilocybes que están compuestas principalmente por psilocibina. Y las amanitas, que son más difíciles de encontrar, no contienen psilocibina, solo algunos derivados muscarínicos, y tienen como principio activo el ácido iboténico.

Su cultivo normalmente se hace en panes de setas que germinan en lugares húmedos y a temperatura ambiente (23º a 26º), ventilando una vez al día, y sobretodo intentar que no baje ese rango de temperatura durante la noche ya que pararía su germinación.

Los efectos que suelen dar las setas alucinogenas son diferentes según la cantidad ingerida, el tipo y la tolerancia de cada individuo, pero pueden ser desde alucinaciones auditivas y visuales, situaciones que distorsionan la realidad, aunque también te hace sentir risueño.

Por otra parte, no todos los viajes son iguales, y no igual de buenos, ya que uno puede durar de 4 a 6 horas, y si te sienta mal o el estado de animo en el que lo tomas no es bueno, puedes llegar a tener una mala experiencia, de terror, miedo…

No es una sustancia que genere dependencia, pero sí tolerancia. Esta tolerancia se nota rápido, ya que la misma cantidad de un dia para otro puede no hacerte nada (esta tolerancia, si no se sigue consumiendo, a los días se va).

Y como no, también tienen su parte negativa, por ejemplo, si se ingiere más cantidad de lo debido o en mal estado, puede generar espasmos, somnolencia, presión arterial baja, mareos, salivación, malestar estomacal durante o despues, y hasta entrar en coma. Hay casos muy raros, que incluso han llegado a la muerte pero por dosis exageradamente altas.

Hay que tener en cuenta que no deja de ser una substancia alucinógena y no sólo una seta comestible, y si no se es consciente, si no tienes un buen estado de ánimo y no estás en un lugar tranquilo, a gusto y acompañado, puede que no sea lo que te esperes y puede llegar a sentarte mal.

Excepto las esporas de hongos, las setas alucinógenas que contienen un porcentaje de psilocibina son ilegales, al igual que las semillas de cannabis, hasta que no germinan no son ilegales, lo mismo pasa con las esporas, al no contener psilocibina, no son ilegales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.