La economía de Cataluña independiente

 

Cómo sería una Cataluña independiente? Quedaría fuera del euro? Cómo se gestionarían los recursos económicos? Qué deuda tendría? Todas estas cuestiones han ido surgiendo paralelamente a los movimientos sociales y políticos del país y, actualmente, están en plena vigencia. El Consejo Asesor por la Transición Nacional ha asegurado este lunes que, en caso de secesión, Cataluña no tendría que asumir determinados deudas, si el Estado español no transfiere algunos bienes y activos, como por ejemplo las infraestructuras.

En este contexto, en un acto organizado por la Cámara de comercio de Terrassa, el doctor en economía Modesto Guinjoan desglosa en el libro Economía de Cataluña los diez puntos clave para responder a estas preguntas, analizando la situación y, desde una base empírica, rigurosa y “sin partidismo”, explicando qué podría pasar en los mercados si se declarara la independencia.

Estos son los factores esenciales a tener en cuenta según el libro que recoge los análisis e interpretaciones de 17 economistas de la talla de Antoni Castells, Miquel Puig y Oriol Amat.

1. Déficits de la relación Cataluña-España
Recientemente, el consejero de economía Andreu Mas-Colell aseguró que “España nos frena”, haciendo patente su malestar con el ejecutivo español. El libro analiza el déficit de infraestructuras, del 5,5% del PIB, y del déficit fiscal, del 8% en los últimos 13 años. “Desde el 2001 se han perdido 16.000 millones de euros por el camino”, asegura Guinjoan.

2. Mejoraría el potencial económico catalán?
Según afirman los economistas, la independencia permitiría decidir la gestión de los recursos fiscales, de infraestructuras y política económica. “Más que una cuestión de economía se trata de un caso de soberanía nacional”, explica Guinjoan.

3. Dentro o fuera el euro?
Hay diferentes visiones sobre si Cataluña quedaría dentro o fuera de la Unión Europea, pero ambas consideran que es imprescindible formar parte. Continuar utilizando el euro como moneda también es una prioridad por los economistas que han publicado el libro. Mantener la divisa comunitaria es esencial para ser competitivos y para tener un sistema finançer viable. Preguntado sobre una salida de la UE, Guinjoan asegura que Europa “está interesada en que formamos parte, puesto que también interesa a las empresas”.

4. Impacto de las estructuras de Estado
Según Economía de Cataluña, la independencia permitiría la creación de nuevas ramas de la administración que podrían generar entre 51.000 y 71.000 puestos de trabajo.

5. Recaudación impositiva y gasto público
Una Cataluña independiente abriría las puertas a tener unas ganancias fiscales de casi 14.000 millones de euros. Esta es la estimación calculada entre los años 2006 y 2009. Con esta recaudación, aseguran, unas finanzas públicas serían totalmente viables para dar cuerda en el Estado del bienestar. “Se podrían bajar impuestos o incrementar el gasto social”, explica Guinjoan.

6. Endeudamiento y reparto de activos
Los economistas explican que, en la nueva situación, el endeudamiento sería del 52% del PIB en el supuesto de que no se heredés el español y de hasta el 103% del PIB en el peor de los escenarios. Aún así, un 57% de los economistas encuestados creen que en un Estado catalán el endeudamiento de la Generalitat se podría reducir más rápidamente. Castells asegura que la independencia supondría un aumento del 8% del PIB a corto plazo.

7. Se podrían pagar las pensiones?
Amenazar con que no habría fondo para pagar las pensiones ha sido una constante. Guinjoan, pero, explica que, según el análisis hecho, estas serían más sostenibles en una Cataluña independiente que en el resto del Estado español. Un estudio que calcula las pensiones entre el 1996 y el 2010 de un hipotético país catalán concluye que sólo se habría tenido déficit en cuatro de los 16 años y superávit en el resto. “El caso español es totalmente inverso”, aseguran.

8. Se podría superar el boicot?
“Haría falta un boicot de magnitudes impensables, de hasta el 50% en todos los productos, para afectar el ámbito fiscal”, comenta Guinjoan. Un estudio explica que un boicot del 40% de los consumidores y del 20% de las empresas implicaría una reducción del PIB catalán del 4%. Otros estudios cifran los peores escenarios en una caída de entre el 1,2 y el 1,6%.

9. Impacto en las multinacionales
A pesar de que aquí el terreno es más pantanoso, los economistas creen que las consecuencias de la independencia no serían de gravedad ni de larga duración para las empresas multinacionales establecidas en Cataluña. “El juego de los mercados se juega en leyes universales y globalizadas”, explica Guinjoan, “el cambio de statu quo no tendría que afectar”. Cataluña es un mercado de siete millones y medio de habitantes y con un tejido empresarial rico y esto, según los economistas, es clave para entender que las perspectivas de mercado no cambiarían. “Si el señor Fainé se enfada con la independencia dejará correr el negocio de aquí y marchará? No lo creo, sinceramente”, sentencia Guinjoan.

10. Cataluña independiente, económicamente viable?
“Por supuesto”, concluye Castells. Entre los economistas hay un amplio conses que la independencia dentro de la Unión Europea sería muy provechosa por Cataluña, que disfrutaría de mayores bienestares y ventajas. “Hay más interrogantes políticos que económicos”, comenta Guinjoan. Sobre los futuros pasos, el ex-consejero augura que, en primer término, la UE no se mojaría y que, cuando la independencia fuera inevitable, intentaría que la adaptación causara los menores daños posibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.